Reto Volver a los Clásicos: Un clásico de más de 500 páginas

Con la ida del mes de febrero llega la segunda entrega del #RetoVolverALosClásicos2015 que Dani y mi persona nos propusimos seguir este año ante tantos libros por leer y tanta pasión por las historias. Y como me adelanté algunos, me costó mucho elegir, hasta que me decidí por la quinta consigna: Un clásico de más de 500 páginas. 


Creo que un clásico extenso es bastante fácil de encontrar.. en mi caso habían varios candidatos a la vista: Joyce, Proust y Mann. Pero como la vida y los libros se meten por caminos misteriosos terminé leyendo Rojo y Negro [1830] de Stendhal, una novela cuya trama se desarrolla en la Francia del siglo XIX y que tiene como protagonista a Julien Sorel, un joven  inteligente y ambicioso cuya finalidad es salir de su probreza de nacimiento y alcanzar un lugar reconocido en la sociedad, aunque eso implique dejarse llevar y complacer a los demás, por contar algo porque es un novelón. 

En este punto, tengo que confesarles que si hay un período literario que amo es el siglo XIX.. y si se trata de los grandes escritores franceses pues mejor. Rojo y Negro es de esos libros que parecen decir nada con el título, pero que a medida que una los va leyendo va cobrando sentido al ponernos de frente no sólo a un personaje central, sino también a los problemas y preocupaciones de su época. Algo que siempre me gusta recalcar en esta literatura es lo bien definidos que se encuentran los personajes, aunque por momentos nos dejan un espacio para lo imprevisto, cosa que amé profundamente; del mismo modo que la liberalidad de Stendhal al poner sobre la mesa la falsedad y la doble moral que tanto caracterizó a su tiempo, a la vez que desmitifica a París como lugar perfecto para la vida. Si algo debo agregar es la escritura: es muy digerible, a veces ligera, pero nunca falta el sarcasmo, la ironía y el humor... creo que por esas tres terminé el libro en menos del tiempo que planeé porque es simplemente apasionante. ¿Leerlo nuevamente? Claro que si, en unos años porque a estos libros hay que dejarlos reposar y aún tengo resaca. ¿Recomendarlo? Si les gusta el siglo XIX y son de leer libros extensos, si. De lo contrario no porque la trama va desenvolviéndose lentamente. 
Y así continuamos: 


¿Les gusta la literatura decimonónica?
 ¿Tienen algún clásico extenso que amen?
¡Nos vemos!

2 comentarios:

  1. Hola Ayleen, no me acuerdo de haber leído algo del siglo XIX y no conozco al autor, pero la historia se ve interesante, no me importa leer libros largos, siempre y cuando la historia sea interesante.
    Estoy atrasada con este reto, tengo que ponerme las pilas!!

    ResponderEliminar
  2. Te leo y pienso "Qué poco se de literatura!" jajaja. Me dan ganas de encerrarme en una biblioteca y ponerme a leer cronológicamente para entender sobre los periodos, y eso que algo vi en el secundario pero es como si fueran migajas en comparación a todo lo que hay...
    En cuanto al libro, me intriga mucho la historia pero al ser tan extenso dudo que lo soporte, siempre fui por libros cortos, ahora mismo tengo Rayuela yendo y viniendo, justamente por eso :S
    Excelente reseña!!
    Besos!

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos: extensos, breves, los amo a todos por igual. Gracias por comentar y compartir!