Reto Volver a los Clásicos 2015: Un clásico humorístico y/o satírico

En vista de que abril terminó antes de que fuese día de entrada, tuve que tomar medidas especiales para publicar en día extraordinario por eso de que hay secciones que se respetan y se cumplen a rajatabla [cosa que ni yo me la creo]. Una de esas es el #RetoVolverALosClásicos2015, que como ya saben, caen justo a fin de mes. Así que vamos para el escogido para abril: un clásico humorístico y/o satírico.


Hablar de Marcel Proust e imaginarse la sátira y el humor en sus letras, puede que sea algo casi incompatible. Y no es para menos: su principal referencia es En busca del tiempo perdido, una obra que remite a la memoria, la nostalgia y la melancolía de sus niñez y adolescencia. No obstante, hay otro Proust, el de las crónicas y la crítica mordaz cuya pluma fue bastante desafiante con su tiempo. Este segundo fue el que elegí cuando para esta entrega del reto seleccioné El caso Lemoine [1919], un ejercicio literario en donde a partir de un hecho que escandalizó a París en su momento -el de un sujeto llamado Lemoine que aseguró tener la fórmula para crear diamantes- dio origen a una serie de pastiches en los que contaría la historia a la manera de los escritores que amaba u odiaba de un modo particular. 

Lo primero que se me ocurre decir de este texto es que produce una sensación de vértigo, porque es un libro bastante exigente para el lector ya su espíritu humorístico no remite a la historia en sí, sino más bien a la forma como el escritor francés parodia la pluma de escritores como Balzac, Saint-Simon y Flaubert, entre otros. Al tener la limitante de no dominar la lectura de unos tantos, la cuestión por momentos se me hizo algo pesada, pero no por ello menos disfrutable, pues en ciertos capítulos el mismo Proust se burla de sí mismo al ponerse en el lugar de un traductor mediocre que hace sufrir a los lectores. Pero más allá del ejercicio humorístico y paródico, el texto devela una crítica que pone al estilo de un autor como un elemento susceptible de ser cuestionado, pues la escritura al mismo tiempo que ficción, es el registro de una historia fluctuante y capaz de ser modificada. Quizá es por ello que El caso Lemoine no necesariamente implica una repetición del mismo hecho, sino varias formas de contar lo mismo donde incluso éste, no es más que un relato marginal. Ahora bien, ¿lo recomendaría? Complicado de decir, porque tiene la limitante descrita. ¿Lo leería de nuevo? Puede ser, cuando por lo menos tenga mayores referentes. Lo que si, es que me recordó a un texto de Cabrera Infante que leí en mi carrera de grado, que a pesar de ser del mismo tipo, es mucho más hilarante. 
Y así vamos: 



¿Han leído algo de Marcel Proust?
¿Tienen algún libro humorístico y/o satírico para recomendar?
¡Nos vemos!

10 comentarios:

  1. A mi los clásicos no me gustan demasiado!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una gran afirmación, que incluye a Austen, las hermanas Brönte, Hammett, Shakespeare,Flaubert, el mismo Proust (sólo por decir unos nombres).. pero bueno, gustos son gustos.
      Besos y gracias por estar siempre

      Eliminar
  2. clasico bueno...y con humor mejor todavia..ese no conocia!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es un libro muy conocido, más bien es marginal en la producción de Proust :)

      Eliminar
  3. Se ve un poco complicado de entender para los que no conocemos otros autores franceses, yo de hecho creo que nunca leí algo de un escritor francés, a este nunca lo había escuchado. En mi casa había muchos libros de ciencia ficción, muy pocos clásicos y libros de este estilo. Para esta categoría voy a tener que buscar ideas porque no se me ocurrió ningún título!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, para nada. No hay que entender, sino que disfrutarlo nada más. Como dije, mi limitante fue no conocer el estilo de los parodiados, pero ello no impidió que lo leyera.. es que a veces es tan hilarante que trasciende todo la dificultad. De hecho, me lo tomo como desafío para leerlos, así en otra ocasión voy con las armas listas ^^

      Eliminar
  4. Qué genial este reto! Caí acá de casualidad... Voy a chusmear más el blog.
    En casa estamos comprando clásicos también, de todos los estilos. Ojalá tuviera más tiempo para leer!
    Saludos,

    http://elisabethvonr.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por caer por acá e invitarme a tu blog. Y qué bueno que estén comprando clásicos, hay muchos y muy buenos!

      Eliminar
  5. Siento que si lo leo voy a estar super perdida y no voy a entender nada, pensá que yo tengo aún menos literatura que vos jajaja. Lo leería con alguien que supiera del tema y pudiera ir desglosándolo conmigo, como cuando iba al colegio :P
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando me dices esto se me viene a la mente que tienes una idea equivocada de mi, pues no soy más que una lectora con limitaciones también, las cuales nombré en la reseña. Como dije arriba, al margen de eso es un libro muy disfrutable aún si no sabes nada del estilo que se parodia, como me pasó a mi. Lo bueno es que no narra lo mismo del timo que hizo Lemoine, sino lo presenta de varias formas y con bastante humor a ratos.
      beso!

      Eliminar

Todos los comentarios son bienvenidos: extensos, breves, los amo a todos por igual. Gracias por comentar y compartir!