Lectura de marzo: Del libro a la película

Otro mes casi se va, y después de un par de semanas sin casi publicar regreso al ruedo para compartir con ustedes la que fue mi lectura destacada del mes, si bien leí otros libros. Esta vez en el grupo la consigna fue "Del libro a la película", lo que se traduce en títulos llevados al cine. 


La anécdota del reto es que no fue libre, sino que daban unas listas de acuerdo al número de libros que se planeaban leer; hecho que hizo bastante restrictivo al reto y ahuyentó a algunas chicas.. pero al final todas hicieron lo que quisieron y propusieron lecturas interesantes. Aunque fui de las disidentes, noté que casualmente mis lecturas iban en la línea cinematográfica, de modo que hice mi propia lista, entre la que encuentra  El hombre que cayó a la Tierra (1963), de Walter Tevis, una novela de ciencia ficción que narra sobre la llegada  y estadía  de Thomas Jerome Newton, un antheano que viene a la Tierra con la misión de encontrar una forma de ayudar a su civilización casi extinta, pero cuyos planes empiezan a cambiar conforme va conociendo a los humanos...

Si bien no soy conocedora de todos los autores de ciencia ficción, voy llegando a la conclusión de que mi favorita es aquella que se produjo a partir de la década de los años sesenta para acá por dos motivos: 1) Su riqueza temática que trasciende la utopía o distopía, optando por temas sociales/políticos o la exploración de lo humano; y 2) No son relatos con altas pretensiones filosóficas, si bien contienen reflexiones bastante fuertes en sus historias. Este libro es una muestra de ello: a partir de una historia tan simple como la llegada de un extraterrestre cuya misión es hallar en la Tierra una forma de ayudar a su agonizante -no decadente- civilización, se despliegan una serie de cuestiones relacionadas con las implicancias del ser humano, derribando la idea de que vamos al perfeccionamiento.. y ahora que escribo, incluso se puede pensar como una puerta de entrada para comprender el drama de los refugiados actual.  Con respecto a la escritura, es un texto que fluye bien, aunque por momentos se hace un poco lento, pero no es algo que detenga al lector. Y lo mejor de todo, es lo que va al margen de la historia, que habla más que lo escrito. ¿Releerlo? Sin duda. ¿Recomendarlo? Sólo si se animan a la ciencia ficción. 
No podría despedirme sin dejarles el tráiler de su versión cinemátografica, protagonizada por David Bowie, dirigida por Nicholas Roeg y titulada de forma homónima:


¿Les gusta la ciencia ficción?
¿Tienen un libro favorito llevado al cine?
¡Nos vemos!

5 comentarios:

  1. Hola Ayleen! Espero que hayas tenido un muy buen fin de semana largo.
    A mi me gusta la ciencia ficcion, si bien no he leido muchas obras, pero amo a Ray Bradbury, y me ha gustado Carl Sagan. Siempre guardo tus recomendaciones, para leer cuando tenga tiempo.
    En fin, que empieces bien y con pilas la semana! Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me anoto a Sagan, nunca lo leí.
      Quisiera que me contaras cuando leyeras una de mis recomendaciones, me encanta tener respuesta de las perdonas con quienes comparto.
      Un abrazo y que la semana venga con muy buenas energías :)

      Eliminar
  2. Coincido contigo en que la ciencia ficción se "graduó" en cuanto a valor literario hace pocas décadas, yo pongo el límite más en los 70's que los 60's pero ya es hilar demasiado fino :D Te recomiendo Ursula K le guin como escritoria de ciencia ficción más para el lado social y encima como mujer tiene un punto de vista diferente a lo clásico.

    En este caso mal yo que vi la peli y no leí el libro, me lo apunto porque me gustó mucho la historia (aunque al ser tan parcial de Bowie no sé si soy objetiva o no).

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Anotada! A mi con la película me pasó al revés: quedé desilusionada aunque disfruté mucho de la estética de la misma. Y decir que no soy de las que defiende el libro con la comparación con el cine, pero en este caso es inevitable decir que se perdieron muchas líneas interesantes en la adaptación.

      Eliminar
  3. Ah y no sabés los recuerdos que me trae esa colección de tapas azules y plateada, de adolescente pasé todo un verano atacandola y es de los recuerdos más lindos de esa época, creo que leía non-stop casi una novela por día. Ah las maravillas de esos veranos largos sin exámenes ni trabajo, porque no nos dicen que disfrutemos más que no vuelven a repetirse? :D

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos: extensos, breves, los amo a todos por igual. Gracias por comentar y compartir!