Reto Volver a los Clásicos 2015: Un clásico infantil


A un día de la despedida de junio, con una gripe que me tiene a media marcha y varias entregas académicas por pulir, vengo con otra de las entradas del #RetoVolverAlosClásicos2015 que nunca pensé seguir con tanta disciplina. Y esta vez decidí saltar casi al final de la lista para la consigna de junio: Un clásico infantil. 


La verdad, cumplir esta consigna no se me hizo nada difícil por dos motivos: 1) Desde hace rato venía con ganas de cambiar un poco el ritmo de las lecturas y 2) tenía una gran curiosidad por leer alguno de los títulos de la famosa serie Robin Hood tan famosa por estas tierras. De modo que sin dudarlo me decanté por Sandokán (titulo original 'Los piratas de la Malasia') [1896], de Emilio Salgari, una de las entregas sobre las aventuras de Sandokán, un príncipe de Borneo que ha jurado vengarse de los británicos, quienes lo despojaron de su trono y asesinaron a su familia. Por ello se dedica a la piratería, con el sobrenombre de Tigre de Malasia, para lo que cuenta con la fidelidad incondicional de una tripulación compuesta tanto de malayos como de dayakos de Borneo. En esta ocasión, la narración nos muestra al valiente Tremalnaik en lucha contra la terrible secta de los estranguladores, los Thugs. Sandokán y Yáñez ayudan al héroe bengalí a liberar a una bella inglesa, Ada Corisbant, a la que los Thugs han convertido en Virgen de la Pagoda. En este punto, el Tigre de la Malasia no sólo deberá ayudarlos en medio del peligro que implica enfrentarse a thugs e ingleses, sino que además en medio de todo este embrollo se enterará de cosas que nunca sospechó...

En un tiempo donde la novela de aventuras parece haber pasado de moda, volver a estos libros constituye la verdadera aventura, pues nos llevan a lugares exóticos, a combatir por la justicia y darnos cuenta que las cosas no son precisamente blanco o negro. A nivel de la escritura, es un relato que parece no prometer, pero ni bien llegan al tercer capítulo se cambia de opinión porque una vez arranca, no afloja hasta que llegan al final; y si bien constituye la tercer entrega de diez (¡!) tampoco presenta dificultad alguna en continuar, sino que más bien hace que el lector se sienta atraído por esos vacíos -en mi caso-. En cuanto a la escritura misma, es rica en descripciones, buen manejo de las pausas y fluye muy bien; podría decir incluso que tiene buen ritmo. Además, el final es muy satisfactorio y deja a una con ganas de seguir leyendo las aventuras de Sandokán, quien a pesar de no hacer parte de mi niñez -si de las de mi madre y algunos amigos-, se ha ganado un lugar en mi corazón. ¿Releerlo? De hecho, tengo en la pila otro de los títulos de la entrega, así que hay más Salgari para rato. ¿Recomendarlo? Si, a niños y adultos; y a quienes se hallen dispuest@s a salir de su zona de confort literaria. 
Y así vamos. 


¿Alguna vez leyeron a Emilio Salgari?
¿Tienen un libro infantil favorito?
¡Nos vemos!

5 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Yo hasta ahora lo leo y quedé encantada. Tanto, que me regalaron otro para seguir con la aventura :)

      Eliminar
  2. Hermoso reto, querida volátil. Y hermosa reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermosísimo. Y me lo he devorado muy antes de tiempo; tuve que parar un poco y navegar otros mare.

      Eliminar
  3. Ay que lindo, no leí el libro, pero sí me suena, me re gustan las historias de piratas. No leo muchas historias de aventuras, y ahora me pregunto por qué. Ya me lo anoto para leerlo en algún momento! Besos!

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son bienvenidos: extensos, breves, los amo a todos por igual. Gracias por comentar y compartir!